“Te regalo una llave hacia el pasado y hacia el presente”

Entrevista Ignacio Suárez

Dedicatoria que me obsequió el célebre poeta, docente, periodista y productor uruguayo Ignacio “Nacho” Suárez, en uno de sus libros llamado “Yo fui Matos Rodríguez. Entrevistas a 100 años de ‘La Cumparsita’”.

Director artístico de un espectáculo brindado en una única función, en la Sala Principal del Teatro Solís el pasado 17 de abril, conmemorando el centenario del nacimiento de Donatto Racciatti y los pintores del Tango Mario Arroyo, Martha Escondeur y Jorge Páez Vilaró.

En una reconfortante entrevista en “La Cumparsita Dinner & Tango Show” situado en la cuna del Tango, en la Plaza Independencia a pasitos de la histórica “La Giralda” donde sonaron por primera vez estos exitosos compases. Mediante una extensa charla, un café doble y un té con leche, Nacho revela cuáles son los motores que inspiran la creación de esta peculiar obra.

Este boliche que estamos inaugurando hoy era el Palas, acá encontrabas a la gente del teatro, poetas, pintores, los cultos, esa cosa europea de las mesas en la calle, comiendo conversando, debatiendo, críticos, cineastas, históricos, danza, escritores. Un Montevideo ferviente. Esta zona es tanguera, está el museo, de esa esquina sale la Cumparcita.

¿Cuál es el motor que genera el espectáculo?

Nos basamos en cosas reales creando una interpretación, plasmando ese Montevideo del ´900. Junto al Director general Alexis Buenseñor fuimos especialmente meticulosos en todos los detalles logrando transmitir los climas y los impactos sensoriales deseados, haciendo de esta obra un espectáculo con una mirada fraterna que nos hace sentir parte de la época, sin importar la edad q tengas, llegar a remitir al espectador a esos momentos, sentirnos parte de la historia que llevamos todos los uruguayos dentro.

El secreto de la obra es que sigue sorprendiendo, apelando a más, siempre al impacto de la emoción, el homenaje a los pintores del tango no se había hecho, generó tanto impacto que los espectadores me preguntaban por los artistas, me decían que les había gustado y que se iban a poner a investigar sobre ellos. Incluso fue una clase de liceo a ver la obra y me han pedido que vaya a dar charlas a distintos centros.

¿Qué es lo que hace que este espectáculo sea especial?

Durante diez años realizamos con grandes éxitos, un ciclo de espectáculos llamado “La cuenta regresiva. Hacia los 100 años de La Cumparsita”, el pasado año celebramos el centenario y este año retomamos la historia pero con una mirada en lo humano, situándonos en el Montevideo del ´900 con aquella ciudad europeizada pero semi rural, que nos representa con varios de sus protagonistas, sin perder el eje en el especial (casi desconocido) compositor Gerardo Matos Rodríguez. Si bien es el creador de los compases de este extraordinario tango que recorre los oídos del mundo entero a través de películas, series y millones de versiones, casi no sabemos nada de él. Así que en este homenaje presentamos a este peculiar y polémico compositor.

¿La Orquesta de tango de la ciudad de Montevideo logra la versión original?

La orquesta de Matos Rodríguez da comienzo y fin a la obra con una versión instrumental, dirigida por el pianista y director Álvaro Hagopián, acompañado por los solistas Néstor Vaz, Martín Pugín en bandoneones, Mario Roldós, Franco Locardi en violines y Jorge Pi en contrabajo. Quienes acompañan desde los inicios con destacadas presentaciones.

¿Cuándo es que aparecen las versiones cantadas?

En vida el propio Matos Rodríguez llegó a decir que no le gustaban las versiones cantadas. Pero después de vender sus derechos, no tuvo como contener la rápida repercusión que logró tener este reconocido tango, haciéndose popular a nivel mundial. Acompañando esta razón, incorporamos en las siguientes piezas, voces de reconocidos cantantes del género como Ricardo Olivera, Valeria Lima, Chato Arismendi y la reconocida Olga Delgrossi.

¿Por qué los bailarines no son parte fundamental del espectáculo?

Los bailarines causan el primer impacto en el principio de la función, siendo parte del entre sala merodeando por los pasillos, saludando a la gente con sus trajes típicos, impactando, cautivando las miradas de los espectadores que poco a poco se van acomodando en la sala.

Y agrega

En los 900 la mujer tenía otro rol en el tango, que no es como ahora, hay muy pocas imágenes de mujeres bailándolo, ya que este género se bailaba como entretenimiento en las esperas de los cabarets. Por tanto la mayoría de los bailarines eran hombres, que mientras esperaban ser “ocupados”, se divertían entre pandeiros, bandoneones e inmigrantes. El tango era habitual en los ambientes arrabaleros, prostibularios, lo que causa polémicas en las diversas clases sociales. Las primeras letras eran anónimas, y eran escritas para los quilombos. La clase media lo acepta recién cuando París lo popularizó. El tango lucha, trasciende lo musical y se trasforma en un fenómeno de carácter sociológico. Un género con una poesía que causa sensaciones con las que cualquier tipo del mundo se identifica, una especie de reflejo, un sentimiento muy interno muy personal que podríamos llamar el color de la patria interior. Con esto yo me siento parte, no sé muy bien cómo ni dónde, pero hay algo que me conecta, que me emociona.

¿Qué aporta la proyección audiovisual y las voces en off en el espectáculo?

La idea es integradora, romper el antes y después, un viaje hacia lo mejor de nosotros mismos, un proceso de ida y venida. Un diálogo de lo más antiguo a lo más moderno. Cuidamos meticulosamente que el relato fuera muy sensorial acompañado por las luces.

Incorporamos el color, que antes el tango era en blanco y negro, pero con el apoyo audiovisual, tanto como el recurso de la voz en off, nos brindan información apelando a fotografías, diarios y elementos que nos hacían sentir que estábamos situados en esa época.

Los textos por ejemplo, están inicialmente escritos por Carlos Soto (Asaltantes con patentes- retirada del 61) la parte creativa literaria esta por ese lado, a la hora de reclutar contenido de los pintores ya había investigado para otra ocasión a Marta Escondeur, pero el refuerzo del homenaje a los pintores es un recurso que no se había utilizado y tuvo un lindo impacto.

“Yo estoy convencido que siempre nos preparamos para un ensayo como para un partido que jugaremos o no, nos preparamos para las ocasiones que nos pueden venir, no importa el área.”